Contacto

Preguntas frecuentes y consultas sobre contenido escribir a contacto@vaviene.com

Para solicitar un vendedor y publicar en el sitio escribir a ventas@vaviene.com

Staff

Dirección
Marina Villanueva marina@vaviene.com
Fernando Rovaletti fernando@vaviene.com

Editora
Flor Nieto flor@vaviene.com

Loli Molina: “Para mí es importante no entender cómo funcionan las cosas”



Loli Molina: “Para mí es importante no entender cómo funcionan las cosas”

vaviene

share_02share_01

Loli Molina: “Para mí es importante no entender cómo funcionan las cosas”

Loli Molina vuelve a La Plata. Toca el sábado 10 de diciembre en el Teatro Bar -43 entre 7 y 8- y, en el medio de una gira agitada por Brasil, responde nuestras preguntas. Te invitamos a conocerla mejor.

¿Qué significa ser cantautor? 
Mmm no lo sé, creo que no entiendo la pregunta. Yo soy una mujer que escribe sus canciones y las canta, eso vendría siendo ser un cantautor, pero aún si fuera electricista o arquitecta, seguiría siendo una persona y las personas estamos atravesadas por la emoción, la mente, el mundo que nos rodea, la naturaleza, las pasiones, lo sutil… es como cuando me preguntan “¿Cómo es estar arriba de un escenario?” y lo más sensato que se me ocurre responder es que estar en un escenario es como estar en la vida, pasan las mismas cosas: me concentro, me inspiro, me distraigo, me pica un brazo, canto, me siento conectada, tengo frio, trabajo, me suelto, etcétera…

En una entrevista contaste que te dijeron: “Loli toca como chabón” a manera de elogio ¿Cómo ves el rol y percepción de la mujer en la escena independiente nacional?  
Creo que ha ido cambiando y que en los últimos años, al menos en mi generación, hay muchas más mujeres compositoras e instrumentistas ocupando lugares a la par de los hombres. Las mujeres, quizás más que en otras épocas, ya no ocupan solo el rol de cantante. Creo que todavía falta un poco de apertura y más que nada de parte del público, los medios y la industria, no tanto de los músicos. Pero hay muchas mujeres talentosas trabajando y haciendo cosas maravillosas. Esa bella y honesta fuerza del hacer que se apoya firme y constante contra la pared, un día terminará por derribarla.

En otra entrevista dijiste que sentís que te soltaste en Rubí -2015-, que utilizar la voz para pronunciar algo que escribiste expone mucho más ¿Cómo fue animarse? ¿Cómo lo superaste?
Estuvo buenísimo hacer este disco, escribirlo, sumergirme en sus atmósferas. Es un disco donde creo que empecé a entender cómo usar la poesía para realzar algo muy concreto. Creo que antes entendía a la poesía como una herramienta para llevar todo a un lugar más abstracto e impersonal, y con este disco exploré los modos de decir cosas muy simples, muy cotidianas pero de una manera bella y poder conservar la linealidad del discurso.

De trabajar en Sony con Nico Cota, Tweety González, a producir de manera independiente ¿Qué aprendiste de cada experiencia?
Todas las experiencias tuvieron cosas positivas y negativas, difíciles, fluidas, excitantes, aburridas, pesadas, livianas. También estas tres instancias que mencionas sucedieron en momentos de mi vida completamente distintos. Estamos hablando de casi una década, entre los 20 y los 30 años, entonces si bien soy el mismo ser que cuando comencé, en un punto no lo soy y ya no puedo medir ni comparar desde aquí cómo fue todo. Lo que puedo decir es que por esos lugares pasé porque evidentemente así tenía que ser.

¿Estás preparando nuevas canciones? ¿Cómo es tu proceso de composición? 
Estoy escribiendo de a poco, viajé mucho el último año y medio y trabajé muchísimo, muchas veces sin descanso y eso me generó un vacío inspiracional fuerte. Hace un tiempo retomé la composición naturalmente y estuvo bueno, algo se abrió de nuevo. Mi proceso de composición es muy random, a veces es una estructura de palabras que voy revolviendo hasta que queda algo que me gusta más, a veces es una melodía, a veces una secuencia de  acordes, a veces caen los dedos sobre los trastes de la guitarra en una posición inesperada y sirve como disparador. Es un misterio para mí y me gusta que así sea. El día que le saque la ficha y entienda la lógica de la creación, me retiro al bosque a convertirme en piedra y ya. Para mí es importante no entender cómo funcionan las cosas, esto me obliga a experimentar la confianza y la entrega absoluta.

¿Qué es lo mejor de ser una artista independiente? ¿Y lo peor? 
No me gusta mucho mirar las cosas de una manera tan dual. Definitivamente trabajar en lo indie, y en particular, del modo que yo trabajo me lleva a un estado de multitasking total que a veces me agobia un poco, pero también soy muchas veces la única responsable de lo que está pasando y de la dirección que las cosas toman y esto me lleva a elegir estar consciente de muchas cosas, a estar despierta. Creo que para cualquier ser, en cualquier oficio, elegir transitar los caminos estando lo más despierto posible es algo positivo.

¿Te acordás de la primera vez que visitaste La Plata? ¿Cómo fue?
Creo que toqué en Ciudad Vieja invitada de alguien o compartiendo con alguien, pero no estoy muy segura. He tocado en La Plata montones de veces y en montones de formatos y lugares, y siempre es muy lindo visitarlos. Es un público muy atento, muy exigente también desde la oreja y es para mí un desafío ofrecerles un concierto de calidad.

¿Cuáles son tus planes para el 2017?
Por los primeros meses, descanso. Luego, quizás, trabajar en otros proyectos musicales y de vida, aprender otras cosas que me interesan. Estoy un poco cansada de la especulación a largo plazo de este trabajo, me alegra mucho no tener una respuesta clara a esta pregunta. Quiero empezar a soltar un poco la manija de “mis planes” y estar un poco más receptiva a lo que vaya apareciendo, la imaginación de la vida es impresionante y me gusta someterme a su creatividad. Todo es aprendizaje.

lolimolina_vaviene_1
Equipo editorial